Posts Tagged ‘El Chayal’

h1

XOCHITEPEC Y SU IMPORTANCIA ARQUEOLÓGICA

octubre 1, 2009

Arqueología novedosa desde los
hoteles de Xochitepec

Xochitepec es una ciudad que ha tomado importancia en los últimos años por los hallazgos arqueológicos en las zonas circundantes.
A principios de 1970 una fotografía aérea de una de las parcelas que forman el sitio conocido como Zazacatla, en las
afueras de Cuernavaca, en el estado mexicano de Morelos, muestra una gran plataforma con un agujero de destrucción
muy grande en su porción sur. Existencia de un sitio arqueológico que hay en el municipio de Xochitepec se informó
oficialmente en la década de 1980 media, aunque no se llevó a cabo la exploración. Sin embargo, el conocimiento de
la presencia de restos arqueológicos en este lugar debe haber existido desde mucho antes, dado el hecho de que la
ciudad original de la carretera México-Acapulco, construido hace varias décadas, prácticamente se ejecuta a través
del sitio antiguo.
En la década de 1990, cuando la ciudad vieja carretera México-Acapulco se amplió para dar paso a la autopista de la
actual vinculación de estas dos ciudades, no se demostró una mejor consideración para el sitio. No sólo no se
denuncian, sin jamás realizado sobre la arqueología de salvamento, pero fue arrasado sin piedad sobre, destruyendo
por completo lo que debió ser una estructura muy interesante, llena de grandes piedras, a pocos metros al este de
las dos principales plataformas sitio.
En julio de 2006, la construcción de un estacionamiento iniciadas por la carretera que conduce a la ciudad de
Xochitepec, a escasos cincuenta metros al oeste de la autopista, y casi de inmediato la construcción de la tripulación se encontró restos de una antigua muralla. La arqueóloga Giselle Canto intervino y los trabajos de rescate arqueológico Zazacatla se inició.
Para entonces, el sitio había sido destruido en gran medida no sólo por la carretera, sino por la vivienda, una
gasolinera, un complejo comercial pequeño, y por las instalaciones de varias empresas privadas. El equipo de
arqueólogos, encabezado por el canto y por Víctor M. Castro, se dispuso a realizar investigaciones en lo que quedaba
de ella, antes de la expansión urbana borrado por completo. Después de la consolidación de la pared dañada afectados
por la tripulación de la construcción, que comenzaron la prueba extensa picaduras en la mayor parte de la trama.
Así, fueron capaces de encontrar un entierro que contenía los restos de unos diez o doce individuos. Cerámica datos
recogidos en todo el sitio les permitió establecer que fue ocupado entre 800 y 500 aC, durante el período Formativo
Medio (también conocido como el Preclásico Medio), y también fueron capaces de identificar al menos seis diferentes
fases de construcción.
Uno de los últimos hoyos, comprometido a explorar un área aún no incluidos en la muestra, puso de manifiesto una
fachada que finalmente se descubrió que corren a lo largo del borde norte de dos plataformas adyacentes, situados a
lo largo de un eje este-oeste y separados por una escalera de tierra. Las plataformas fueron hechas de tierra
apisonada y se enfrentan con lajas de piedra. La parte inferior de gran parte de la fachada sobrevivió porque estaba
sellado sobre la antigüedad, cuando en un piso nuevo se puso in A lo largo de esta fachada, cuatro figuras
esculpidas se han recuperado en su posición original dentro de nichos. Dos de estas cifras muestra típica de la
iconografía olmeca y poses. Aparte de la obvia importancia de las cifras en su contexto original, la fachada en sí
ofrece una mirada poco común y fascinante de la arquitectura del Formativo Medio.
Es interesante observar en el contexto de los descubrimientos Zazacatla que una figura notable en el estilo olmeca
se descubrió hace algunos años, sólo diez kilómetros de distancia en Atlihuayan.
También resulta interesante observar los resultados preliminares de la excavación es el hecho de que la obsidiana de
lo que parecen distintas fuentes a ser numerosos se ha encontrado en el sitio. Dada la diversidad de muestras, y de
obsidiana podía haber venido de sitios muy lejos de sitio y de los demás, como Otumba, Michoacán, Cerro de las
Navajas, El Chayal y el Pico de Orizaba, para nombrar unos pocos. Esto sugiere que el sitio debe haber estado en la
encrucijada de importantes rutas comerciales. A día de hoy, los peregrinos de Guerrero va al santuario de Guadalupe
en la Ciudad de México pasan a pocos metros de la antigua, que hace hincapié en su naturaleza como un lugar natural
de paso entre la costa occidental de México y de la meseta central.
Los restos de Zazacatla se ofrece información para la pronta llegada de las civilizaciones avanzadas en el centro
de México, además de proveer lecciones acerca de los riesgos a las ruinas que plantea el desarrollo moderno que
ahora cubren gran parte de la antigua city.Archaeologist Giselle Canto, dijo el miércoles que dos estatuas y
proyectos de arquitectura en el sitio, a 25 millas al sur de la Ciudad de México, indican que los habitantes de
Zazacatla adoptaron estilos olmeca cuando se cambia de una manera simple, la sociedad igualitaria a una más compleja
y jerárquica.
Cuando se convirtió en su sociedad estratificada, los nuevos gobernantes necesitaron emblemas … para justificar
su poder sobre la gente que solía ser su igual”, dijo Canto de los habitantes, que podría no haber sido étnicamente
olmeca, pero al parecer venerado de la cultura como el más prestigioso .
Zazacatla abarcó menos de una milla cuadrada de entre 800 y 500 AC Pero mucho de ello ha sido cubierto por la
vivienda y el desarrollo comercial que se extiende desde Cuernavaca, una ciudad popular entre los turistas sólo
siete millas al norte “.
La excavación de Zazacatla comenzó el año pasado y hasta ahora los arqueólogos han desenterrado seis edificios, y
dos esculturas de lo que parecen ser sacerdotes de estilo olmeca. Las esculturas parecen haber tocado retratar el
jaguar, que los olmecas venerado, y otros símbolos de estatus y autoridad. Este sitio nos muestra cómo la
omnipresente cultura olmeca fue.

Xochitepec es una ciudad que ha tomado importancia en los últimos años por los hallazgos arqueológicos en las zonas circundantes.

A principios de 1970 una fotografía aérea de una de las parcelas que forman el sitio conocido como Zazacatla, en las afueras de Cuernavaca, en el estado mexicano de Morelos, muestra una gran plataforma con un agujero de destrucción muy grande en su porción sur. Existencia de un sitio arqueológico que hay en el municipio de Xochitepec se informó oficialmente en la década de 1980 media, aunque no se llevó a cabo la exploración. Sin embargo, el conocimiento de la presencia de restos arqueológicos en este lugar debe haber existido desde mucho antes, dado el hecho de que la ciudad original de la carretera México-Acapulco, construido hace varias décadas, prácticamente se ejecuta a través del sitio antiguo.

En la década de 1990, cuando la ciudad vieja carretera México-Acapulco se amplió para dar paso a la autopista de la actual vinculación de estas dos ciudades, no se demostró una mejor consideración para el sitio. No sólo no se denuncian, sin jamás realizado sobre la arqueología de salvamento, pero fue arrasado sin piedad sobre, destruyendo por completo lo que debió ser una estructura muy interesante, llena de grandes piedras, a pocos metros al este de las dos principales plataformas sitio.

En julio de 2006, la construcción de un estacionamiento iniciadas por la carretera que conduce a la ciudad de Xochitepec, a escasos cincuenta metros al oeste de la autopista, y casi de inmediato la construcción de la tripulación se encontró restos de una antigua muralla. La arqueóloga Giselle Canto intervino y los trabajos de rescate arqueológico Zazacatla se inició.

Para entonces, el sitio había sido destruido en gran medida no sólo por la carretera, sino por la vivienda, una gasolinera, un complejo comercial pequeño, y por las instalaciones de varias empresas privadas. El equipo de arqueólogos, encabezado por el canto y por Víctor M. Castro, se dispuso a realizar investigaciones en lo que quedaba de ella, antes de la expansión urbana borrado por completo. Después de la consolidación de la pared dañada afectados por la tripulación de la construcción, que comenzaron la prueba extensa picaduras en la mayor parte de la trama.

Así, fueron capaces de encontrar un entierro que contenía los restos de unos diez o doce individuos. Cerámica datos recogidos en todo el sitio les permitió establecer que fue ocupado entre 800 y 500 aC, durante el período Formativo Medio (también conocido como el Preclásico Medio), y también fueron capaces de identificar al menos seis diferentes fases de construcción.

Uno de los últimos hoyos, comprometido a explorar un área aún no incluidos en la muestra, puso de manifiesto una fachada que finalmente se descubrió que corren a lo largo del borde norte de dos plataformas adyacentes, situados a lo largo de un eje este-oeste y separados por una escalera de tierra. Las plataformas fueron hechas de tierra apisonada y se enfrentan con lajas de piedra. La parte inferior de gran parte de la fachada sobrevivió porque estaba sellado sobre la antigüedad, cuando en un piso nuevo se puso in A lo largo de esta fachada, cuatro figuras esculpidas se han recuperado en su posición original dentro de nichos. Dos de estas cifras muestra típica de la iconografía olmeca y poses. Aparte de la obvia importancia de las cifras en su contexto original, la fachada en sí ofrece una mirada poco común y fascinante de la arquitectura del Formativo Medio.

Es interesante observar en el contexto de los descubrimientos Zazacatla que una figura notable en el estilo olmeca se descubrió hace algunos años, sólo diez kilómetros de distancia en Atlihuayan.

También resulta interesante observar los resultados preliminares de la excavación es el hecho de que la obsidiana de lo que parecen distintas fuentes a ser numerosos se ha encontrado en el sitio. Dada la diversidad de muestras, y de obsidiana podía haber venido de sitios muy lejos de sitio y de los demás, como Otumba, Michoacán, Cerro de las Navajas, El Chayal y el Pico de Orizaba, para nombrar unos pocos. Esto sugiere que el sitio debe haber estado en la encrucijada de importantes rutas comerciales. A día de hoy, los peregrinos de Guerrero va al santuario de Guadalupe en la Ciudad de México pasan a pocos metros de la antigua, que hace hincapié en su naturaleza como un lugar natural de paso entre la costa occidental de México y de la meseta central.

Los restos de Zazacatla se ofrece información para la pronta llegada de las civilizaciones avanzadas en el centro de México, además de proveer lecciones acerca de los riesgos a las ruinas que plantea el desarrollo moderno que ahora cubren gran parte de la antigua city.Archaeologist Giselle Canto, dijo el miércoles que dos estatuas y proyectos de arquitectura en el sitio, a 25 millas al sur de la Ciudad de México, indican que los habitantes de Zazacatla adoptaron estilos olmeca cuando se cambia de una manera simple, la sociedad igualitaria a una más compleja y jerárquica.

Cuando se convirtió en su sociedad estratificada, los nuevos gobernantes necesitaron emblemas … para justificar su poder sobre la gente que solía ser su igual, dijo Canto de los habitantes, que podría no haber sido étnicamente olmeca, pero al parecer venerado de la cultura como el más prestigioso .

Zazacatla abarcó menos de una milla cuadrada de entre 800 y 500 AC. Pero mucho de ello ha sido cubierto por la vivienda y el desarrollo comercial que se extiende desde Cuernavaca, una ciudad popular entre los turistas sólo siete millas al norte .

La excavación de Zazacatla comenzó el año pasado y hasta ahora los arqueólogos han desenterrado seis edificios, y dos esculturas de lo que parecen ser sacerdotes de estilo olmeca. Las esculturas parecen haber tocado retratar el jaguar, que los olmecas venerado, y otros símbolos de estatus y autoridad. Este sitio nos muestra cómo la omnipresente cultura olmeca fue.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.