h1

TULUM: ARQUEOLOGÍA Y TURISMO

enero 1, 2010

Estudios arqueológicos desde los
hoteles de Tulum

El periodo clásico maya (250-900 dC) utiliza rituales y ceremonias realizadas por los gobernantes o las élites para apaciguar a los dioses, repita los acontecimientos históricos, y prepararse para el futuro. Pero no todas las ceremonias rituales secretos, de hecho, muchos fueron los rituales públicos, espectáculos teatrales y bailes que se reproduce en los espacios públicos para unir a las comunidades y expresar las relaciones de poder político.
Recientes investigaciones del ceremonial público realizadas por el arqueólogo Takeshi Inomata de la Universidad de Arizona, revelan la importancia de estos rituales públicos, tanto en los cambios arquitectónicos realizados en lasciudades mayas para dar cabida a las actuaciones, y en la estructura política que se desarrolló junto con el calendario de festivales.
El ‘Maya’ es un nombre dado a un grupo de una cierta asociación, pero en general los Estados de la ciudad autónoma,cada una dirigida por un gobernante divino. Estos pequeños estados se extendieron durante toda la península deYucatán, a lo largo de la costa del golfo y en las tierras altas de Guatemala, Belice y Honduras. Como centros de las ciudades pequeñas en cualquier parte, los centros mayas fueron apoyados por una red de agricultores que vivían fuera de las ciudades, pero estaban en poder de la lealtad a los centros. En sitios como Calakmul, Tulum, Copán,
Bonampak, Uaxactún, Chichén Itzá, Uxmal, Caracol, Tikal y Aguateca, festivales tuvieron lugar en la opinión pública, que reúne a los residentes de la ciudad y los agricultores y el fortalecimiento de las alianzas.
Muchos de los festivales mayas continuaron celebrándose en el periodo colonial español, y algunos de los cronistas españoles como Diego de Landa describió fiestas hasta bien entrado el siglo XVI. Tres tipos de actuaciones se citan en la lengua Maya: baile (Okot), representaciones teatrales (baldzamil) y el ilusionismo (ezyah). Danzas seguían un calendario, y osciló de actuaciones con humor y trucos para bailes en la preparación para la guerra y bailes imitando (y algunas veces inclusive) los acontecimientos de sacrificio. Durante el período colonial, miles de
personas procedentes de todos alrededor de el norte de Yucatán para ver y participar en los bailes.
La música fue proporcionada por los sonajeros, cascabeles de cobre, oro y arcilla; tinklers de concha o de piedras pequeñas. Un tambor vertical llamado pax o zacatan estaba hecha de un tronco ahuecado y cubierto con una piel deanimal, y otro de u-h-o en forma de tambor fue llamado el tunkul. Trompetas de madera, calabaza, o concha, y flautas de barro, flautas y silbatos también fueron utilizados.
Elaborados trajes fueron parte de las danzas también. Conchas, plumas, tocados, placas en el cuerpo usaron los bailarines en citas históricas, los animales y los dioses u otras criaturas de este mundo. Algunos bailes duraron todo el día, con alimentos y bebidas llevados a los participantes que siguieron bailando. Históricamente, los preparativos para tales danzas fueron importantes, algunos períodos de ensayo de una duración de dos o tres meses, organizado por un oficial conocido como holpop. El holpop fue un líder de la comunidad, que establece la clave para
la música, enseñó a los demás y ha desempeñado un papel importante en festivales de todo el año.
Además de los informes período colonial, murales, códices y vasijas que ilustran las visitas reales, banquetes de la corte, y los preparativos para las danzas han sido el foco para los arqueólogos a entender el ritual público que predominó el período clásico maya. Pero en los últimos años, Takeshi Inomata se ha convertido en el estudio del ceremonial en los centros de Maya en la cabeza teniendo en cuenta no los intérpretes o el rendimiento, sino más bien el público de las producciones teatrales. ¿Dónde estas actuaciones tienen lugar, ¿qué características
arquitectónicas fueron construidos para dar cabida a las audiencias, lo que era el significado de los resultados de la audiencia?
Inomata en su estudio implica una mirada más cercana a una pieza se considera algo menos de la arquitectura monumental en los sitios mayas clásicos: la plaza. Plazas son grandes espacios abiertos, rodeados de templos u otros edificios importantes, enmarcada por pasos, entró a través de calzadas y puertas elaboradas. Plazas en los sitios mayas han tronos y plataformas especiales, donde los artistas actuaron, y las estelas, estatuas de piedra rectangulares, tales como los de Copán que representa la actividad ceremonial últimos también se encuentran allí.
Plazas de Uxmal y Chichén Itzá son de bajo plataformas cuadrados, se ha encontrado evidencia en la Gran Plaza de Tikal para la construcción de los andamios de construcción temporal. Los dinteles de Tikal ilustran los gobernantes y las élites otro ser transportado en un palanquín – una plataforma en la que un gobernante sentado en un trono y fue llevado por los portadores. Las escaleras ancha en plazas fueron utilizados como escenarios para las presentaciones y bailes.
Anuncios
h1

MÉRIDA: UNA HISTORIA ANCESTRAL DE CULTURA

noviembre 22, 2009

La historia se cuenta desde los
hoteles de Mérida

Mérida era conocida como la “ciudad blanca”, debido a la blancura que cubría las fachadas de sus edificios. Se trata de una antigua ciudad con una población autóctona grande y profundo en las raíces culturales. Es la ciudad más cosmopolita del Mayab, el mundo maya y tiene un punto estratégico de entrada en el continente de América profunda, y América Latina.
Cuando el nivel de vuelo bajo sobre la llanura de la península de Yucatán, en el sur tropical de México al este y el corazón del continente americano, se vislumbra un mar de verdor.   Es la tierra de los antiguos dioses mayas: Kin, eldios del sol, y Chac, el dios de la lluvia.   Tan pronto como se desembarca en el aeropuerto internacional de Mérida, uno es apabullado por el aire caliente de esta tierra entre el Mar Caribe y el Golfo de México y los perfumes de especias y de frutas tropicales y flores.
Si bien corto de ríos, existen ricos corrientes subterráneas que se disuelven lentamente rocas calizas que forman cavernas y galerías subterráneas.   A veces, en sus entrañas el agua se acumula formando depósitos de agua a grandes profundidades, conocidos como “cenotes”, palabra que se originó en el tz’ono’ot maya. Estos pozos se abren en la superficie, pero escondido en el interior de las cavernas.
Mérida es la décima ciudad más antigua de México. Su historia es anterior a la época prehispánica, cuando la ciudad maya de T’ho, también conocida como Ichcaanzihó o tierra de los grandes “Sihoes”, se estableció alrededor de 1240 por el jefe indio Itzá Ah-Chan-Caan.
Cuando los españoles llegaron a Yucatán a mediados del siglo XVI, pero hubo poca actividad que, por lo que sólo se encuentran los restos de la antigua ciudad maya.   El 6 º de enero de 1542 fue un día histórico, cuando Don Francisco de Montejo y León, conocido como “El Mozo” fundó la nueva ciudad de Mérida sobre las ruinas de T’ho.   Se dice que uno de sus soldados por el nombre de Francisco de Almaraz sugirió el nombre de Mérida, al recordar las ruinas romanas de Mérida, España, la antigua Emérita Augusta de la España romana.
La ciudad estableció entonces fue diseñado con el uso de una cuerda como una herramienta de medición. Las calles son rectas y con ángulos de la plaza según el modelo hispano convencional, centrada por una Plaza de Armas y rodeado de los principales edificios públicos que incluye la Catedral, la primera construida en América. La base de los materiales de construcción utilizados por algunos de los colonos españoles fueron las ruinas y escombros de T’Ho maya. Hoy en día podemos apreciar que tipo de construcción en algunos de los edificios históricos de la ciudad. Lado
a lado a los de construcción, los colonos construyeron casas con barro y paja y techo de paja dando un aspecto rural y rústico a Mérida primitiva.
La ciudad, junto con Yucatán se convirtió en independiente el 15 de septiembre de 1821. En ese momento Mérida vivió una época de esplendor peculiar debido a la demanda de un siglo de la planta, o el “oro verde”.   En el siglo XIX, las antiguas haciendas dedicado sus esfuerzos al cultivo de la caña de azúcar, maíz, y la ganadería. Luego se descubrió el potencial del agave, conocido como “el henequén” como un ideal de fibra primordial para producir una fibra natural resistente y versátil.   La explotación de la riqueza trajo agave y esplendor económico de Yucatán.
Durante los últimos años del siglo XIX y los primeros años del siglo XX se observó un crecimiento notorio de la ciudad, cada vez más europea y dejando atrás los edificios polvorientos y abandonados y ver la construcción de lujosas mansiones, edificios religiosos y otras construcciones que, aun de hoy reflejan la    la gloria y laostentación de la época.
Una vez que el tiempo transcurrido de agave, la vida en Mérida volvió a su tranquilidad de la provincia. Lentamente Mérida creció como una ciudad pequeña y pintoresca sin sus deseos de universalidad.
En el medio de su medio milenio y en el umbral del siglo XXI, Mérida sigue creciendo vigorosamente. Si por un lado, la ciudad conserva sus huellas y tendencias, por el otro considera que la construcción moderna, edificios de negocios, centros de convenciones, hoteles, y las grandes avenidas y la conversión de la expansión urbana de la ciudad como uno de los más importantes del país.
Con cerca de 800.000 habitantes, Mérida mantiene una expansión horizontal de la construcción no va más de dos pisos de altura, y la mayoría de las casas tienen un patio grande.   Debido a que el terreno es plano, las calles están numeradas y es fácil encontrar las direcciones. Sin embargo, en el centro histórico en las esquinas hay placas con los dibujos y el nombre del municipio, por ejemplo, “La Iguana”, “El Sol”, “El Oso”, “Las Dos Caras”, o “El Boxeador”.   El nombre de la esquina suele ser la referencia para la gente: el autobús sale de la esquina del “Venadito”, o
una persona que vive cerca de “cocoyal”.
Mérida conserva las características de cada distrito. El centro es austera y serena y de un sabor colonial.   Fuera de los límites del centro histórico es el comienzo de grandes avenidas, como la “Avenida Colón” o el “Paseo de Montejo”, con mansiones de estilo francés del siglo XIX, dando a la ciudad un carácter señorial y distinguido. Una de las mansiones se encuentra el palacio Cantón, que atesora una colección de arte completa de los antiguos mayas.
En los suburbios del norte, este y oeste, uno se enfrenta con grandes hoteles majestuosos, barrios residenciales, grandes centros comerciales, cines, salas de exposiciones, centros comerciales, y el Centro de Convenciones “Siglo XXI”.   Hacia el Progreso en cerca de 30 kilómetros, hay clubes de equitación, club de golf grande, y un parque industrial moderno.
En el Paseo de Montejo “hay un monumento de reciente construcción que merece especial atención, el “Monumento a la Patria”, una escultura de piedra de grandes proporciones notables y la mejor obra de   el escultor Rómulo Rozo. La obra, inaugurada en 1956, incluye los escudos de los Estados de la República y la imagen de importantes personalidades de la historia de México.
En el corazón de la ciudad se encuentra la “Plaza Grande” o “Plaza de Armas”, y alrededor de esta plaza se encuentran cinco de los edificios más importantes de Mérida. La “Catedral de San Ildefonso”, construida entre 1561 y 1598, el “Casa de Montejo”, construida entre 1543 y 1549 por el fundador de Mérida Don Francisco de Montejo “El Mozo”, con una fachada preciosa, la única joya de la arquitectura civil plateresca que existen hoy en México, el “Palacio Municipal” elevarse por encima de la las ruinas de la antigua T’ho que se hayan realizado las modificaciones que se remonta a 1928, el Palacio del Gobierno de Yucatán “, de evidentes líneas neoclásicas que atesora una colección de pinturas murales del pintor yucateco Fernando Castro Pacheco, y, finalmente, el antiguo “Palacio Arzobispal”, hoy el museo de arte contemporáneo. En una de las esquinas de la Plaza Grande se puede encontrar el “Olimpo”, un centro cultural más moderno que ofrece diariamente exposiciones, conferencias,
conciertos, espectáculos teatrales, encuentros, un planetario y dispuesto a estar abierto al público.
No muy lejos del centro de la ciudad hay un antiguo edificio colonial, sede de la Universidad Autónoma de Yucatán, construido en 1711, así como el elegante y moderno “Teatro José Peón Contreras”, construida en 1908, abandonado en los años 70 y reinaugurado en 1981.
Una de las características principales atractivos de Mérida es su ubicación central convertirse en el punto de partida para visitar las playas del Caribe. Desde el puerto de Progreso a Cancún de lujo, las cabañas de Tulum, las ruinas de Uxmal, Mayapán, Chichén Itzá, la ciudad maya más grande e importante de la península maya que significa nombre mitológico “de la ciudad de las brujas de agua”, el colonial ciudades de Valladolid, Campeche, el refugio de piratas y el paraíso de los pescadores, los conventos franciscanos de Izamal, Maní, el santuario de los flamencos de
Celestún o la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an.
Dentro del Municipio de Mérida y menos de quince minutos de la ciudad se encuentra Dzibilchaltún, pre-histórica ciudad española que significa “lugar donde hay escrituras sobre las piedras”, o “donde hay escrituras sobre piedras planas”. Este centro maya que existió desde el año 500 AC hasta el año 1500 aC, es uno de los más antiguos de la zona maya. Monumentos destacados como la “Casa de las Siete Muñecas” en el que cada equinoccio, 21 de marzo y 21 de septiembre puede ser experimentado el fenómeno equinoccial de la salida del sol a través de las puertas del
monumento.
h1

UNA HISTORIA DE TRANVÍAS: PACHUCA

octubre 4, 2009

Los tranvías históricos desde los
hoteles de Pachuca

La capital del estado de Hidalgo, Pachuca, se encuentra en uno de los distritos mineros más grande de México, 100 km al noreste de Ciudad de México. Las altitudes de 2.500 a 2.800 metros. Esta es la capital más alta de México. Pachuca es un lugar común y tiene un sistema de tranvía muy inusual. En vez de nosotros a gran tranvías de estilo en amplias avenidas y plazas, como en otras ciudades de México, Pachuca tenían pequeños tranvías de Alemania en el camino de trocha angosta en la torsión, las calles estrechas.
La fecha de la exploración de tren primera mina es desconocido de la zona, pero los ferrocarriles convencionales
llegaron alrededor de 1880. Tres líneas conectadas Pachuca con la Ciudad de México, uno de ellos, el Ferrocarril de
Hidalgo, utilizó el poder de los animales durante su primer año de operación. En 1883 la Real del Monte (también
conocido como Mineral del Monte) minas [ver mapa] construyó un ferrocarril a vapor a 14 km al llevar a sus
trabajadores y de la ciudad. El ferrocarril de la calle en Pachuca, que utiliza tanto la energía animal y de vapor,
con 27 km de 1905.
En febrero de 1906, la mina de Real del Monte fue adquirida por EE.UU. fundición, refinación & Mining Co., que
contrató a Siemens-Schuckert Werke de Alemania para la electrificación. (Siemens la electrificación de los tranvías
de San Luis Potosí en 1912.) Siemens interpuso cinco locomotoras eléctricas a Pachuca, incluido el modelo de 4
ruedas.
Las locomotoras del Ferrocarril de Real del Monte también se retiraron los vehículos de pasajeros de la mina a la
ciudad, pero no se sabe cuando este servicio comenzó. En 1912 la nueva Compañía de Luz y Fuerza y Ferrocarriles
(Light, Power and Railways Company) adquirió el ferrocarril de la calle Pachuca y ordenó cinco tranvías eléctricos
de pasajeros de Maschinenfabrik Augsburg Nürnberg ( “hombre”) en Alemania.
La fecha en que los tranvías hombre comenzó a transportar pasajeros en Pachuca, no pudo ser encontrado.
Los coches más grandes corrieron en las líneas de cercanías. Este, firmado por “mina Santa Gertrudis”, está a punto
de dejar su terminal del centro de la Plaza de Anaya. Tenga en cuenta el clásico soporte de alambre curvado, una
firma de construcción de tranvías de Alemania en todo el mundo.
La edición 1924 de McGraw Electric Railway Directory (publicado en Nueva York) dice que la Compañía de Luz y Fuerza
y Ferrocarriles de Pachuca operados 34 km de la pista, 5 locomotoras, 5 automóviles y 60 de otros coches de ese año.
Al parecer, CLFFP controlado el suburbano, así como las líneas locales. El destino del sistema después de esa fecha
no está clara.
Un ferrocarril eléctrico sigue operando dentro de la mina de Real del Monte a día de hoy, pero la línea 14 km en la
montaña a Pachuca parece haber desaparecido en la década de 1930. Las líneas de tranvía local en Pachuca fueron
probablemente abandonados alrededor de 1940. Los trenes suburbanos pueden continuar funcionando a Dos minas Carlos
hasta que cerró en 1953.
No hubo otras líneas de ferrocarril eléctrico en el estado de Hidalgo. Había tranvías a tracción animal en Apan
(APAM), Huichipan, Tepeapulco, Tula de Allende y Tulancingo. Además, al menos una docena de haciendas, de los
animales impulsados por las líneas privadas.

La capital del estado de Hidalgo, Pachuca, se encuentra en uno de los distritos mineros más grande de México, 100 km al noreste de Ciudad de México. Las altitudes de 2.500 a 2.800 metros. Esta es la capital más alta de México. Pachuca es un lugar común y tiene un sistema de tranvía muy inusual. En vez de nosotros a gran tranvías de estilo en amplias avenidas y plazas, como en otras ciudades de México, Pachuca tenían pequeños tranvías de Alemania en el camino de trocha angosta en la torsión, las calles estrechas.

La fecha de la exploración de tren primera mina es desconocido de la zona, pero los ferrocarriles convencionales llegaron alrededor de 1880. Tres líneas conectadas Pachuca con la Ciudad de México, uno de ellos, el Ferrocarril de Hidalgo, utilizó el poder de los animales durante su primer año de operación. En 1883 la Real del Monte (también conocido como Mineral del Monte) minas construyó un ferrocarril a vapor a 14 km al llevar a sus trabajadores y de la ciudad. El ferrocarril de la calle en Pachuca, que utiliza tanto la energía animal y de vapor, con 27 km de 1905.

En febrero de 1906, la mina de Real del Monte fue adquirida por EE.UU. fundición, refinación & Mining Co., que contrató a Siemens-Schuckert Werke de Alemania para la electrificación. (Siemens la electrificación de los tranvías de San Luis Potosí en 1912.) Siemens interpuso cinco locomotoras eléctricas a Pachuca, incluido el modelo de 4 ruedas.

Las locomotoras del Ferrocarril de Real del Monte también se retiraron los vehículos de pasajeros de la mina a la ciudad, pero no se sabe cuando este servicio comenzó. En 1912 la nueva Compañía de Luz y Fuerza y Ferrocarriles (Light, Power and Railways Company) adquirió el ferrocarril de la calle Pachuca y ordenó cinco tranvías eléctricos de pasajeros de Maschinenfabrik Augsburg Nürnberg ( “MAN”) en Alemania. La fecha en que los tranvías hombre comenzó a transportar pasajeros en Pachuca, no pudo ser encontrado.

Los coches más grandes corrieron en las líneas de cercanías. Este, firmado por “mina Santa Gertrudis”, está a punto de dejar su terminal del centro de la Plaza de Anaya. Tenga en cuenta el clásico soporte de alambre curvado, una firma de construcción de tranvías de Alemania en todo el mundo.

La edición 1924 de McGraw Electric Railway Directory (publicado en Nueva York) dice que la Compañía de Luz y Fuerza y Ferrocarriles de Pachuca operados 34 km de la pista, 5 locomotoras, 5 automóviles y 60 de otros coches de ese año. Al parecer, CLFFP controlado el suburbano, así como las líneas locales. El destino del sistema después de esa fecha no está clara.

Un ferrocarril eléctrico sigue operando dentro de la mina de Real del Monte a día de hoy, pero la línea 14 km en la montaña a Pachuca parece haber desaparecido en la década de 1930. Las líneas de tranvía local en Pachuca fueron probablemente abandonados alrededor de 1940. Los trenes suburbanos pueden continuar funcionando a Dos minas Carlos hasta que cerró en 1953.

No hubo otras líneas de ferrocarril eléctrico en el estado de Hidalgo. Había tranvías a tracción animal en Apan (APAM), Huichipan, Tepeapulco, Tula de Allende y Tulancingo. Además, al menos una docena de haciendas, de los animales impulsados por las líneas privadas.

h1

CHIHUAHUA: UNA HISTORIA INDÍGENA ANCESTRAL

octubre 4, 2009

La historia indígena desde los
hoteles de Chihuahua

Los exploradores españoles empezaron a explorar la región de Chihuahua (que formaba parte de la provincia española de la Nueva Vizcaya) a mediados del siglo XVI, especialmente después del descubrimiento de las minas de Santa Bárbara en 1567.
Mientras que hicieron su camino a través de las tierras altas de la Sierra Madre Occidental y los desiertos de Bolsón de Mapimí, los exploradores españoles encontraron una amplia gama de nómadas y grupos semi-nómadas indígenas. Algunos de los grupos indígenas fueron nombrados por los exploradores diferentes en momentos diferentes y, en consecuencia, a dos o tres nombres. Cualquier persona que está estudiando los grupos indígenas de Chihuahua, al principio puede encontrar esta un poco confuso.
Los indios Concho vivía cerca de la confluencia del Río Conchos y Río Grande Río Los ríos en el norte de Chihuahua. Esta región – conocida como La Junta de los Ríos – es un cultivo histórico y zona comercial. La actual pueblos día de Presidio (Texas) y Ojinaga (Chihuahua) estaba en el centro de esta región. De los ríos Conchos fue nombrado por la palabra española “conchas”, más probablemente una referencia a los moluscos, muchos se encontraron en el Río Conchos. Los ríos Conchos – en un periodo temprano – su cooperación y se aliaron con los españoles, aunque en algunas ocasiones, que también luchó contra ellos.
El Toboso indios vivían en la región de Bolsón de Mapimí. Vivir en ambas partes de Coahuila y Chihuahua, los tobosos frecuencia allanaron los asentamientos españoles y plantea un grave problema durante el siglo XVII. El jumanos que habitaba la zona de La Junta a lo largo del Río Grande, por encima del Big Bend en la agricultura, cultivando una amplia gama de cultivos, incluyendo maíz, calabaza, higos, frijol, calabaza y melones.
Suma de los indios vivían en las proximidades de la actual de El Paso y por partes del noroeste de Chihuahua y el noreste de Sonora. Los indios Suma unió a algunas de las misiones que los misioneros españoles establecidos durante el siglos XVII y XVIII. El Sumas finalmente declinó y desapareció, en su mayoría como resultado de la asimilación y mestizaje que tuvieron lugar en los establecimientos españoles-patrocinado en Chihuahua.
Los indios Pescado – el nombre de la palabra en español para los peces – vivido a lo largo del Río Grande a lo largo de la frontera norte de Chihuahua y en partes de Texas. En algún momento, que fueron absorbidos por otros grupos indígenas y los colonos españoles que se movía hacia el norte en sus tierras tribales. Los indios Mansos también vivía cerca de la actual zona de El Paso a lo largo de la frontera de Río Grande. En 1659, Nuestra Señora de Guadalupe Misión fue establecida por los misioneros españoles de los indios Manso que viven cerca de la actual Ciudad Juárez.
Las tribus Coahuiltecan recorrieron partes de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y la mayoría del oeste de Texas de San Antonio del Río y Cibolo Creek. Estos indios consistía en un sinnúmero de pequeños grupos nómadas, cada uno de los cuales se le dio diferentes nombres por los distintos exploradores. Poco se sabe acerca de la afinidad lingüística o de las culturas de los indios Coahuiltecan porque finalmente desapareció, después de haber sido diezmados por la guerra, la enfermedad o la asimilación, a manos de los europeos, comanches y apaches.
Los indígenas tarahumaras que habitan el sur de Chihuahua pertenecían a la uto-azteca familia lingüística y originalmente ocupaba más de 28.000 kilómetros cuadrados de terreno montañoso, una zona que es aún más grande que el estado de West Virginia. Hoy en día, los tarahumaras son un pueblo cuya ideología espiritual rica y fuerte identidad cultural han perseverado a pesar de la intrusión de las costumbres extranjeras. Los españoles encontraron inicialmente los tarahumaras en Chihuahua, a la llegada en el 1500, pero que los españoles invadieron su civilización sobre los tarahumaras tímido y privado poco a poco se retiraron a menos accesible cañones y valles en la Sierra Tarahumara.
Los indios tepehuanes – al igual que sus primos, los tarahumaras – pertenecen a la uto-azteca lingüística Grupo. Si bien su presencia fue más fuerte en el estado de Durango y algunos puntos de Zacatecas, los tepehuanes también vivía y cazaba en el sur de Chihuahua. Los tepehuanes son más famosos por su desafiante rebelión contra el dominio español en 1616-1619. El historiador, la Dra. Charlotte M. Gradie, ha discutido esta revuelta con gran detalle en su trabajo recientemente publicado, “La rebelión de los tepehuanes de 1616: el militarismo, la evangelización y el colonialismo en el siglo XVII la Nueva Vizcaya”.
El guarojío (o Guarijío) indios están estrechamente relacionados y hablan un lenguaje muy similar a la Tarahumara. Que habitaban la montañas de la Sierra Madre Occidental, a lo largo de las cabeceras del río Mayo de ambos Sonora y Chihuahua. Los indios Guasapar – también relacionado con la Tarahumara – tierras habitadas a lo largo del Chiniap y Urique Ríos en Chihuahua.
Los Apaches – como los recién llegados a Chihuahua – probablemente llegó por primera vez en la zona de Chihuahua en el siglo XVII. Fueron lingüística de los hablantes Athapaskan de Alaska y el oeste de Canadá y trabajó su camino hacia el sur durante un período de siglos. A mediados del siglo XVIII, depredación de Apache a lo largo de toda la región fronteriza, incluyendo Chihuahua, había causado cobrado su precio español y los indios.
La historia de los grupos indígenas de Chihuahua es una historia de resistencia contra las intrusiones de las fuerzas del sur, los españoles, los emigrados franceses, y los trabajadores indígenas que se asentaron en Chihuahua a trabajar como mano de obra (y evitar la tributación excesiva del centro de México). Al estudiar la historia de Chihuahua, a medida que avanzaba a través de los siglos, se encuentra la mención de una guerra tras otra, cada uno luchó por varios grupos indígenas y por diversas razones.

Los exploradores españoles empezaron a explorar la región de Chihuahua (que formaba parte de la provincia española de la Nueva Vizcaya) a mediados del siglo XVI, especialmente después del descubrimiento de las minas de Santa Bárbara en 1567.

Mientras que hicieron su camino a través de las tierras altas de la Sierra Madre Occidental y los desiertos de Bolsón de Mapimí, los exploradores españoles encontraron una amplia gama de nómadas y grupos semi-nómadas indígenas. Algunos de los grupos indígenas fueron nombrados por los exploradores diferentes en momentos diferentes y, en consecuencia, a dos o tres nombres. Cualquier persona que está estudiando los grupos indígenas de Chihuahua, al principio puede encontrar esta un poco confuso.

Los indios Concho vivían cerca de la confluencia del Río Conchos y Río Grande. Los ríos en el norte de Chihuahua. Esta región – conocida como La Junta de los Ríos – es un cultivo histórico y zona comercial. La actual pueblos día de Presidio (Texas) y Ojinaga (Chihuahua) estaba en el centro de esta región. De los ríos Conchos fue nombrado por la palabra española “conchas”, más probablemente una referencia a los moluscos, muchos se encontraron en el Río Conchos. Los ríos Conchos – en un periodo temprano – su cooperación y se aliaron con los españoles, aunque en algunas ocasiones, que también luchó contra ellos.

Los indios Toboso vivían en la región de Bolsón de Mapimí. Vivir en ambas partes de Coahuila y Chihuahua, los tobosos frecuencia allanaron los asentamientos españoles y plantea un grave problema durante el siglo XVII. El jumanos que habitaba la zona de La Junta a lo largo del Río Grande, por encima del Big Bend en la agricultura, cultivando una amplia gama de cultivos, incluyendo maíz, calabaza, higos, frijol, calabaza y melones. Suma de los indios vivían en las proximidades de la actual de El Paso y por partes del noroeste de Chihuahua y el noreste de Sonora.

Los indios Suma unió a algunas de las misiones que los misioneros españoles establecidos durante el siglos XVII y XVIII. El Sumas finalmente declinó y desapareció, en su mayoría como resultado de la asimilación y mestizaje que tuvieron lugar en los establecimientos españoles-patrocinado en Chihuahua.

Los indios Pescado – el nombre de la palabra en español para los peces – vivido a lo largo del Río Grande a lo largo de la frontera norte de Chihuahua y en partes de Texas. En algún momento, que fueron absorbidos por otros grupos indígenas y los colonos españoles que se movía hacia el norte en sus tierras tribales.

Los indios Mansos también vivía cerca de la actual zona de El Paso a lo largo de la frontera de Río Grande. En 1659, Nuestra Señora de Guadalupe Misión fue establecida por los misioneros españoles de los indios Manso que viven cerca de la actual Ciudad Juárez.

Las tribus Coahuiltecan recorrieron partes de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y la mayoría del oeste de Texas de San Antonio del Río y Cibolo Creek. Estos indios consistía en un sinnúmero de pequeños grupos nómadas, cada uno de los cuales se le dio diferentes nombres por los distintos exploradores. Poco se sabe acerca de la afinidad lingüística o de las culturas de los indios Coahuiltecan porque finalmente desapareció, después de haber sido diezmados por la guerra, la enfermedad o la asimilación, a manos de los europeos, comanches y apaches.

Los indígenas tarahumaras que habitan el sur de Chihuahua pertenecían a la uto-azteca familia lingüística y originalmente ocupaba más de 28.000 kilómetros cuadrados de terreno montañoso, una zona que es aún más grande que el estado de West Virginia. Hoy en día, los tarahumaras son un pueblo cuya ideología espiritual rica y fuerte identidad cultural han perseverado a pesar de la intrusión de las costumbres extranjeras. Los españoles encontraron inicialmente los tarahumaras en Chihuahua, a la llegada en el 1500, pero que los españoles invadieron su civilización sobre los tarahumaras tímido y privado poco a poco se retiraron a menos accesible cañones y valles en la Sierra Tarahumara.

Los indios tepehuanes – al igual que sus primos, los tarahumaras – pertenecen a la uto-azteca lingüística Grupo. Si bien su presencia fue más fuerte en el estado de Durango y algunos puntos de Zacatecas, los tepehuanes también vivía y cazaba en el sur de Chihuahua. Los tepehuanes son más famosos por su desafiante rebelión contra el dominio español en 1616-1619. El historiador, la Dra. Charlotte M. Gradie, ha discutido esta revuelta con gran detalle en su trabajo recientemente publicado, “La rebelión de los tepehuanes de 1616: el militarismo, la evangelización y el colonialismo en el siglo XVII la Nueva Vizcaya”.

El guarojío (o Guarijío) indios están estrechamente relacionados y hablan un lenguaje muy similar a la Tarahumara. Que habitaban la montañas de la Sierra Madre Occidental, a lo largo de las cabeceras del río Mayo de ambos Sonora y Chihuahua.

Los indios Guasapar – también relacionado con la Tarahumara – tierras habitadas a lo largo del Chiniap y Urique Ríos en Chihuahua. Los Apaches – como los recién llegados a Chihuahua – probablemente llegó por primera vez en la zona de Chihuahua en el siglo XVII. Fueron lingüística de los hablantes Athapaskan de Alaska y el oeste de Canadá y trabajó su camino hacia el sur durante un período de siglos. A mediados del siglo XVIII, depredación de Apache a lo largo de toda la región fronteriza, incluyendo Chihuahua, había causado cobrado su precio español y los indios.

La historia de los grupos indígenas de Chihuahua es una historia de resistencia contra las intrusiones de las fuerzas del sur, los españoles, los emigrados franceses, y los trabajadores indígenas que se asentaron en Chihuahua a trabajar como mano de obra (y evitar la tributación excesiva del centro de México). Al estudiar la historia de Chihuahua, a medida que avanzaba a través de los siglos, se encuentra la mención de una guerra tras otra, cada uno luchó por varios grupos indígenas y por diversas razones.

h1

XOCHITEPEC Y SU IMPORTANCIA ARQUEOLÓGICA

octubre 1, 2009

Arqueología novedosa desde los
hoteles de Xochitepec

Xochitepec es una ciudad que ha tomado importancia en los últimos años por los hallazgos arqueológicos en las zonas circundantes.
A principios de 1970 una fotografía aérea de una de las parcelas que forman el sitio conocido como Zazacatla, en las
afueras de Cuernavaca, en el estado mexicano de Morelos, muestra una gran plataforma con un agujero de destrucción
muy grande en su porción sur. Existencia de un sitio arqueológico que hay en el municipio de Xochitepec se informó
oficialmente en la década de 1980 media, aunque no se llevó a cabo la exploración. Sin embargo, el conocimiento de
la presencia de restos arqueológicos en este lugar debe haber existido desde mucho antes, dado el hecho de que la
ciudad original de la carretera México-Acapulco, construido hace varias décadas, prácticamente se ejecuta a través
del sitio antiguo.
En la década de 1990, cuando la ciudad vieja carretera México-Acapulco se amplió para dar paso a la autopista de la
actual vinculación de estas dos ciudades, no se demostró una mejor consideración para el sitio. No sólo no se
denuncian, sin jamás realizado sobre la arqueología de salvamento, pero fue arrasado sin piedad sobre, destruyendo
por completo lo que debió ser una estructura muy interesante, llena de grandes piedras, a pocos metros al este de
las dos principales plataformas sitio.
En julio de 2006, la construcción de un estacionamiento iniciadas por la carretera que conduce a la ciudad de
Xochitepec, a escasos cincuenta metros al oeste de la autopista, y casi de inmediato la construcción de la tripulación se encontró restos de una antigua muralla. La arqueóloga Giselle Canto intervino y los trabajos de rescate arqueológico Zazacatla se inició.
Para entonces, el sitio había sido destruido en gran medida no sólo por la carretera, sino por la vivienda, una
gasolinera, un complejo comercial pequeño, y por las instalaciones de varias empresas privadas. El equipo de
arqueólogos, encabezado por el canto y por Víctor M. Castro, se dispuso a realizar investigaciones en lo que quedaba
de ella, antes de la expansión urbana borrado por completo. Después de la consolidación de la pared dañada afectados
por la tripulación de la construcción, que comenzaron la prueba extensa picaduras en la mayor parte de la trama.
Así, fueron capaces de encontrar un entierro que contenía los restos de unos diez o doce individuos. Cerámica datos
recogidos en todo el sitio les permitió establecer que fue ocupado entre 800 y 500 aC, durante el período Formativo
Medio (también conocido como el Preclásico Medio), y también fueron capaces de identificar al menos seis diferentes
fases de construcción.
Uno de los últimos hoyos, comprometido a explorar un área aún no incluidos en la muestra, puso de manifiesto una
fachada que finalmente se descubrió que corren a lo largo del borde norte de dos plataformas adyacentes, situados a
lo largo de un eje este-oeste y separados por una escalera de tierra. Las plataformas fueron hechas de tierra
apisonada y se enfrentan con lajas de piedra. La parte inferior de gran parte de la fachada sobrevivió porque estaba
sellado sobre la antigüedad, cuando en un piso nuevo se puso in A lo largo de esta fachada, cuatro figuras
esculpidas se han recuperado en su posición original dentro de nichos. Dos de estas cifras muestra típica de la
iconografía olmeca y poses. Aparte de la obvia importancia de las cifras en su contexto original, la fachada en sí
ofrece una mirada poco común y fascinante de la arquitectura del Formativo Medio.
Es interesante observar en el contexto de los descubrimientos Zazacatla que una figura notable en el estilo olmeca
se descubrió hace algunos años, sólo diez kilómetros de distancia en Atlihuayan.
También resulta interesante observar los resultados preliminares de la excavación es el hecho de que la obsidiana de
lo que parecen distintas fuentes a ser numerosos se ha encontrado en el sitio. Dada la diversidad de muestras, y de
obsidiana podía haber venido de sitios muy lejos de sitio y de los demás, como Otumba, Michoacán, Cerro de las
Navajas, El Chayal y el Pico de Orizaba, para nombrar unos pocos. Esto sugiere que el sitio debe haber estado en la
encrucijada de importantes rutas comerciales. A día de hoy, los peregrinos de Guerrero va al santuario de Guadalupe
en la Ciudad de México pasan a pocos metros de la antigua, que hace hincapié en su naturaleza como un lugar natural
de paso entre la costa occidental de México y de la meseta central.
Los restos de Zazacatla se ofrece información para la pronta llegada de las civilizaciones avanzadas en el centro
de México, además de proveer lecciones acerca de los riesgos a las ruinas que plantea el desarrollo moderno que
ahora cubren gran parte de la antigua city.Archaeologist Giselle Canto, dijo el miércoles que dos estatuas y
proyectos de arquitectura en el sitio, a 25 millas al sur de la Ciudad de México, indican que los habitantes de
Zazacatla adoptaron estilos olmeca cuando se cambia de una manera simple, la sociedad igualitaria a una más compleja
y jerárquica.
Cuando se convirtió en su sociedad estratificada, los nuevos gobernantes necesitaron emblemas … para justificar
su poder sobre la gente que solía ser su igual”, dijo Canto de los habitantes, que podría no haber sido étnicamente
olmeca, pero al parecer venerado de la cultura como el más prestigioso .
Zazacatla abarcó menos de una milla cuadrada de entre 800 y 500 AC Pero mucho de ello ha sido cubierto por la
vivienda y el desarrollo comercial que se extiende desde Cuernavaca, una ciudad popular entre los turistas sólo
siete millas al norte “.
La excavación de Zazacatla comenzó el año pasado y hasta ahora los arqueólogos han desenterrado seis edificios, y
dos esculturas de lo que parecen ser sacerdotes de estilo olmeca. Las esculturas parecen haber tocado retratar el
jaguar, que los olmecas venerado, y otros símbolos de estatus y autoridad. Este sitio nos muestra cómo la
omnipresente cultura olmeca fue.

Xochitepec es una ciudad que ha tomado importancia en los últimos años por los hallazgos arqueológicos en las zonas circundantes.

A principios de 1970 una fotografía aérea de una de las parcelas que forman el sitio conocido como Zazacatla, en las afueras de Cuernavaca, en el estado mexicano de Morelos, muestra una gran plataforma con un agujero de destrucción muy grande en su porción sur. Existencia de un sitio arqueológico que hay en el municipio de Xochitepec se informó oficialmente en la década de 1980 media, aunque no se llevó a cabo la exploración. Sin embargo, el conocimiento de la presencia de restos arqueológicos en este lugar debe haber existido desde mucho antes, dado el hecho de que la ciudad original de la carretera México-Acapulco, construido hace varias décadas, prácticamente se ejecuta a través del sitio antiguo.

En la década de 1990, cuando la ciudad vieja carretera México-Acapulco se amplió para dar paso a la autopista de la actual vinculación de estas dos ciudades, no se demostró una mejor consideración para el sitio. No sólo no se denuncian, sin jamás realizado sobre la arqueología de salvamento, pero fue arrasado sin piedad sobre, destruyendo por completo lo que debió ser una estructura muy interesante, llena de grandes piedras, a pocos metros al este de las dos principales plataformas sitio.

En julio de 2006, la construcción de un estacionamiento iniciadas por la carretera que conduce a la ciudad de Xochitepec, a escasos cincuenta metros al oeste de la autopista, y casi de inmediato la construcción de la tripulación se encontró restos de una antigua muralla. La arqueóloga Giselle Canto intervino y los trabajos de rescate arqueológico Zazacatla se inició.

Para entonces, el sitio había sido destruido en gran medida no sólo por la carretera, sino por la vivienda, una gasolinera, un complejo comercial pequeño, y por las instalaciones de varias empresas privadas. El equipo de arqueólogos, encabezado por el canto y por Víctor M. Castro, se dispuso a realizar investigaciones en lo que quedaba de ella, antes de la expansión urbana borrado por completo. Después de la consolidación de la pared dañada afectados por la tripulación de la construcción, que comenzaron la prueba extensa picaduras en la mayor parte de la trama.

Así, fueron capaces de encontrar un entierro que contenía los restos de unos diez o doce individuos. Cerámica datos recogidos en todo el sitio les permitió establecer que fue ocupado entre 800 y 500 aC, durante el período Formativo Medio (también conocido como el Preclásico Medio), y también fueron capaces de identificar al menos seis diferentes fases de construcción.

Uno de los últimos hoyos, comprometido a explorar un área aún no incluidos en la muestra, puso de manifiesto una fachada que finalmente se descubrió que corren a lo largo del borde norte de dos plataformas adyacentes, situados a lo largo de un eje este-oeste y separados por una escalera de tierra. Las plataformas fueron hechas de tierra apisonada y se enfrentan con lajas de piedra. La parte inferior de gran parte de la fachada sobrevivió porque estaba sellado sobre la antigüedad, cuando en un piso nuevo se puso in A lo largo de esta fachada, cuatro figuras esculpidas se han recuperado en su posición original dentro de nichos. Dos de estas cifras muestra típica de la iconografía olmeca y poses. Aparte de la obvia importancia de las cifras en su contexto original, la fachada en sí ofrece una mirada poco común y fascinante de la arquitectura del Formativo Medio.

Es interesante observar en el contexto de los descubrimientos Zazacatla que una figura notable en el estilo olmeca se descubrió hace algunos años, sólo diez kilómetros de distancia en Atlihuayan.

También resulta interesante observar los resultados preliminares de la excavación es el hecho de que la obsidiana de lo que parecen distintas fuentes a ser numerosos se ha encontrado en el sitio. Dada la diversidad de muestras, y de obsidiana podía haber venido de sitios muy lejos de sitio y de los demás, como Otumba, Michoacán, Cerro de las Navajas, El Chayal y el Pico de Orizaba, para nombrar unos pocos. Esto sugiere que el sitio debe haber estado en la encrucijada de importantes rutas comerciales. A día de hoy, los peregrinos de Guerrero va al santuario de Guadalupe en la Ciudad de México pasan a pocos metros de la antigua, que hace hincapié en su naturaleza como un lugar natural de paso entre la costa occidental de México y de la meseta central.

Los restos de Zazacatla se ofrece información para la pronta llegada de las civilizaciones avanzadas en el centro de México, además de proveer lecciones acerca de los riesgos a las ruinas que plantea el desarrollo moderno que ahora cubren gran parte de la antigua city.Archaeologist Giselle Canto, dijo el miércoles que dos estatuas y proyectos de arquitectura en el sitio, a 25 millas al sur de la Ciudad de México, indican que los habitantes de Zazacatla adoptaron estilos olmeca cuando se cambia de una manera simple, la sociedad igualitaria a una más compleja y jerárquica.

Cuando se convirtió en su sociedad estratificada, los nuevos gobernantes necesitaron emblemas … para justificar su poder sobre la gente que solía ser su igual, dijo Canto de los habitantes, que podría no haber sido étnicamente olmeca, pero al parecer venerado de la cultura como el más prestigioso .

Zazacatla abarcó menos de una milla cuadrada de entre 800 y 500 AC. Pero mucho de ello ha sido cubierto por la vivienda y el desarrollo comercial que se extiende desde Cuernavaca, una ciudad popular entre los turistas sólo siete millas al norte .

La excavación de Zazacatla comenzó el año pasado y hasta ahora los arqueólogos han desenterrado seis edificios, y dos esculturas de lo que parecen ser sacerdotes de estilo olmeca. Las esculturas parecen haber tocado retratar el jaguar, que los olmecas venerado, y otros símbolos de estatus y autoridad. Este sitio nos muestra cómo la omnipresente cultura olmeca fue.

h1

SAN JOSÉ DEL CABO: HISTORIAS ANCESTRALES

octubre 1, 2009

Una historia de tres siglos cerca de los
hoteles de San José del Cabo

En 1730, el padre jesuita Nicolás Tamaral fundó la Misión de San José del Cabo. Después de haber prohibido la poligamia, una tradición de la sociedad de Pericu indígenas locales, los indios se rebelaron y quemaron la misión, matando Tamaral. Los españoles pronto se estableció un presidio, y, en la mitad del siglo 19, se lo entregó a los nacionales mexicanos.
Durante el siglo XX, la minería en la zona disminuyó, y San José del Cabo perdió población. En la década de 1930, unos pocos agricultores volvieron a la zona, y en 1940 la iglesia fue reconstruida.
San José del Cabo se mantuvo baja densidad de población hasta el Cabo sportfishers comenzaron a atraer a los turistas y más tarde en la década de 1970. Desde finales de 1970, FONATUR (Fundación Nacional de Fomento del Turismo o la Fundación Nacional para el Desarrollo del Turismo) ha patrocinado varios proyectos de desarrollo turístico a lo largo de la costa. Afortunadamente, los acontecimientos han hecho poco para cambiar el carácter colonial español de San José. Los residentes locales se enorgullecen en la restauración de la arquitectura del siglo 18 y la preservación del ambiente tranquilo. Hoy en día, San José del Cabo es una buena alternativa a la atmósfera de fiesta en las inmediaciones de Cabo San Lucas.
Galeones españoles que visitaron por primera vez Estero San José en la desembocadura del río San José para obtener
de agua dulce, al final de su largo viaje desde las Filipinas a Acapulco a finales del XVII y principios del siglo
XVIII. Los piratas estaban a lo largo de la costa entre Cabo San Lucas y La Paz, uno de
El problema era la necesidad de un asentamiento español permanente en la punta de Cabo más urgente.
El descontento cada vez mayor entre los indios Pericu Guaycura y al sur de Loreto, también amenazó con hundir la
misión de las comunidades del norte. Como resultado, los españoles se vieron obligados a enviar tropas armadas en la
región Cabo para reprimir los levantamientos indígenas tres desde 1723 hasta 1729.
En 1730 el padre jesuita Nicolás Tamaral viajó al sur de la misión de La Purísima y fundó la Misión de San José del
Del Cabo, al norte del sitio en una meseta que domina el río San José a unas cinco millas de la ciudad actual.
Debido la abrumadora presencia de mosquitos en este sitio, Tamaral pronto en la misión de la boca de la el río en un
lugar que llevaba desde el Cerro del Vigía y el Cerro de la Cruz.Tamaral rodeada y bien unos con otros hasta que
Pericus la expedición de una orden judicial contra la poligamia, una larga tradición en la sociedad de Pericu.
Después de Tamaral castigó a un Chamán Pericu por violar el decreto contra la poligamia, los indios se rebelaron y
quemaron dos de San José y las misiones de Santiago en octubre de 1734. Tamaral fue muerto en el ataque. Poco
después, los españoles establecieron un presidio, que sirvió al doble propósito de proteger a la comunidad de los
indígenas insurgentes y el estuario de los piratas Inglés.
En 1767, prácticamente todos los indios en la zona había muerto una de las enfermedades europeas o en las
escaramuzas con los españoles. Sobrevivir a indios de la misión se trasladaron a las misiones más al norte, pero San
José del Cabo sigue siendo un importante puesto militar español hasta mediados del siglo 19, cuando el presidio fue
entregado a los ciudadanos mexicanos.
Durante la Guerra Mexicano-Americano (1846-48), los marines de la fragata Portsmouth EE.UU. ocupó brevemente la
ciudad. Un sitio sangrienta y los mexicanos prevaleció bajo el liderazgo de México el oficial de marina José Antonio
Mijares. Plaza Mijares, la ciudad de San José Plaza es nombrado para conmemorar su victoria. Como la minería en la
región del Cabo dio durante finales del siglo 20o 19 y principios, San José del Cabo perdido población junto con el
resto de la región. Algunos agricultores y comenzó el goteo en la zona de San José en los años 30 y en 1940 la
iglesia fue reconstruida.
San José del Cabo permanecido en gran medida un lugar atrasado, hasta el Cabo comenzaron a atraer sportfishers y más
tarde el sol y de arena situado en el 60 y 70. Desde finales de la década de 1970, FONATUR (Fundación Nacional de
Fomento del Turismo o la Fundación Nacional para el Desarrollo del Turismo) ha patrocinado varios proyectos de
desarrollo turístico a lo largo de la costa de San José. Afortunadamente, los acontecimientos han hecho poco para
cambiar el carácter colonial español de San José. Los residentes locales se enorgullecen en la restauración de las
ciudades arquitectura del siglo 18 y la preservación de su tranquila, relajada ambiente.
En noviembre de 1993, una fuerte tormenta causó estragos en villas de playa, cerca de San José del Cabo, pero la
misma ciudad sufrió pocos daños. Hoy en día, San José del Cabo ofrece un bienvenido respiro de las más concurridas,
la atmósfera de fiesta encontrarse a veinte millas al sur de Cabo San Lucas.

En 1730, el padre jesuita Nicolás Tamaral fundó la Misión de San José del Cabo. Después de haber prohibido la poligamia, una tradición de la sociedad de Pericu indígenas locales, los indios se rebelaron y quemaron la misión, matando a Tamaral. Los españoles pronto establecieron un presidio, y, en la mitad del siglo XIX, se lo entregó a los nacionales mexicanos.

Durante el siglo XX, la minería en la zona disminuyó, y San José del Cabo perdió población. En la década de 1930, unos pocos agricultores volvieron a la zona, y en 1940 la iglesia fue reconstruida.

San José del Cabo se mantuvo baja densidad de población hasta que pescadores deportivos comenzaron a atraer a los turistas y más tarde en la década de 1970. Desde finales de 1970, FONATUR (Fundación Nacional de Fomento del Turismo o la Fundación Nacional para el Desarrollo del Turismo) ha patrocinado varios proyectos de desarrollo turístico a lo largo de la costa. Afortunadamente, los acontecimientos han hecho poco para cambiar el carácter colonial español de San José. Los residentes locales se enorgullecen en la restauración de la arquitectura del siglo XVIII y la preservación del ambiente tranquilo. Hoy en día, San José del Cabo es una buena alternativa a la atmósfera de fiesta en las inmediaciones de Cabo San Lucas.

Galeones españoles que visitaron por primera vez Estero San José en la desembocadura del río San José para obtener de agua dulce, al final de su largo viaje desde las Filipinas a Acapulco a finales del XVII y principios del siglo XVIII. Los piratas estaban a lo largo de la costa entre Cabo San Lucas y La Paz, uno de los problemas era la necesidad de un asentamiento español permanente en la punta de Cabo más urgente.

El descontento cada vez mayor entre los indios Pericu Guaycura y al sur de Loreto, también amenazó con hundir la misión de las comunidades del norte. Como resultado, los españoles se vieron obligados a enviar tropas armadas en la región Cabo para reprimir los levantamientos indígenas tres desde 1723 hasta 1729.

En 1730 el padre jesuita Nicolás Tamaral viajó al sur de la misión de La Purísima y fundó la Misión de San José del Cabo, al norte del sitio en una meseta que domina el río San José a unas cinco millas de la ciudad actual.

Debido la abrumadora presencia de mosquitos en este sitio, Tamaral pronto en la misión de la boca de la el río en un lugar que llevaba desde el Cerro del Vigía y el Cerro de la Cruz. Tamaral rodeada y bien unos con otros hasta que Pericus la expedición de una orden judicial contra la poligamia, una larga tradición en la sociedad de Pericu.

Después de Tamaral castigó a un Chamán Pericu por violar el decreto contra la poligamia, los indios se rebelaron y quemaron dos de San José y las misiones de Santiago en octubre de 1734. Tamaral fue muerto en el ataque. Poco después, los españoles establecieron un presidio, que sirvió al doble propósito de proteger a la comunidad de los indígenas insurgentes y el estuario de los piratas Inglés.

En 1767, prácticamente todos los indios en la zona había muerto una de las enfermedades europeas o en las escaramuzas con los españoles. Sobrevivir a indios de la misión se trasladaron a las misiones más al norte, pero San José del Cabo sigue siendo un importante puesto militar español hasta mediados del siglo 19, cuando el presidio fue entregado a los ciudadanos mexicanos.

Durante la Guerra Mexicana-Americana (1846-48), los marines de la fragata Portsmouth EE.UU. ocupó brevemente la ciudad. Un sitio sangrienta y los mexicanos prevaleció bajo el liderazgo de México el oficial de marina José Antonio Mijares. Plaza Mijares, la ciudad de San José Plaza es nombrado para conmemorar su victoria. Como la minería en la región del Cabo dio durante finales del siglo 20o 19 y principios, San José del Cabo perdido población junto con el resto de la región. Algunos agricultores y comenzó el goteo en la zona de San José en los años 30 y en 1940 la iglesia fue reconstruida.

San José del Cabo permanecido en gran medida un lugar atrasado, hasta el Cabo comenzaron a atraer sportfishers y más tarde el sol y de arena situado en el 60 y 70. Desde finales de la década de 1970, FONATUR (Fundación Nacional de Fomento del Turismo o la Fundación Nacional para el Desarrollo del Turismo) ha patrocinado varios proyectos de desarrollo turístico a lo largo de la costa de San José. Afortunadamente, los acontecimientos han hecho poco para cambiar el carácter colonial español de San José. Los residentes locales se enorgullecen en la restauración de las ciudades arquitectura del siglo XVIII y la preservación de su tranquila, relajada ambiente.

En noviembre de 1993, una fuerte tormenta causó estragos en villas de playa, cerca de San José del Cabo, pero la misma ciudad sufrió pocos daños. Hoy en día, San José del Cabo ofrece un bienvenido respiro de las más concurridas, la atmósfera de fiesta encontrarse a veinte millas al sur de Cabo San Lucas.

h1

PUERTO ESCONDIDO: LA BELLEZA DEL SURFING

octubre 1, 2009

Surfing y naturaleza desde los
hoteles de Puerto Escondido

Puerto Escondido es un paraíso natural ubicado junto al Océano Pacífico, en la costa sur de Oaxaca. La ciudad ha
sido un destino turístico durante mucho tiempo, de hecho es la más antigua de la región. A pesar de que cuenta con
una completa estructura de servicios que no tiene, sin embargo, sucumben a la suerte de otros centros turísticos
grandes y aún hoy mantiene una inocencia y la belleza rara vez se encuentran en lugares desarrollados. Se entenderá
cuando vea por sí mismo la belleza del mar esmeralda, las vírgenes, playas vírgenes, todo equilibrado, en perfecta
armonía, con la exótica vegetación y la rica flora y fauna. Los habitantes de Puerto Escondido tienen vínculos muy
fuertes con el medio ambiente y han perseverado para preservar su pueblo como una reserva ecológica.
En las últimas décadas, Puerto Escondido era una ciudad portuaria importante, utilizado principalmente para el envío
de café traídos de las zonas circundantes. Ha crecido considerablemente en los últimos años y ahora tiene una
población de treinta y seis mil personas, más allá de lo que era básicamente un pueblo de pescadores, en un complejo
de renombre internacional y una meca de los surfistas profesionales de todo el mundo.
La asombrosa belleza de Puerto Escondido se encapsula en sentir su “pequeño pueblo”, que se mantiene
independientemente del crecimiento de la población, o el aumento de la riqueza de los turistas. Las costumbres y
fiestas que se celebran en los alrededores, así como las leyendas y creencias, que han sido pasadas de generación en
generación, son prueba viviente, ayudando a convertir a Puerto Escondido unas vacaciones especiales.
Puerto Escondido ofrece al visitante toda una serie de actividades de lugares con encanto para relajarse y recuperar
fuerzas a la aventura, la emoción y la increíble vida nocturna. Esta hermosa ciudad, sin duda, le llevará en un
viaje sensacional que no trasciende de la relajación en las termas, a la animada vida nocturna, sin olvidar el
folclore y la cultura. Su historia prehispánica y los paisajes increíbles suavemente marco del ambiente natural de
una ciudad que está en contacto con su historia y su entorno ecológico, adornado con todas las comodidades de la
vida moderna.
Los surfistas por primera vez a Puerto Escondido, en la década de 1960 en la forma de hippies durante la guerra de
Vietnam. En los Estados Unidos fueron llamados desertores. Algunos se fueron a Canadá y los más aventureros se
dirigió al sur.
Hippies de todo el mundo llegaron a Oaxaca para descansar, relajarse, explorar, experimentar, viaje y visitar la
mundialmente famosa María Sabina en Hualtla de Jiménez.
María Sabina mostró a la gente las formas místicas de las setas alucinógenas. Después de tropezar en la selva de
Hualtla estos hippies se puede a la costa.
Había historias de un pueblo pesquero muy pequeño llamado Puerto Escondido, con sus salvajes playas de arena blanca
y hermosas bahías tranquilas. Ahora empieza realmente la aventura, al llegar fue de 24 horas en bus sobre algunos de
los caminos de tierra más traicioneros y que estaba en la estación seca. La temporada de lluvias tropicales era otra
cosa-intransitables en la mayor parte.
El primer punto de vista ha de Puerto Escondido era el paraíso encontrado. La hermosa bahía de marinero con las
rocas del Morro, la playa salvaje de Playa Zicatela y la punta en la distancia. Volver matorrales de la jungla a
continuación, Playa Zicatela era salvaje.
En los próximos años, los rumores comenzaron flotante en todo el mundo que había un descanso en la playa rugiendo en
Puerto Escondido, Oaxaca, México, con olas gigantescas que el spray escupir en ambos extremos.
De vuelta en la década de 1970 no fue fácil llegar a Puerto Escondido con tablas de surf, pero los más aventureros
logró tener que tratar con banditos, obstáculos en las carreteras, problemas mecánicos, escorpiones, la malaria y
muchas otras cosas. El resto es historia.
El nombre de este bello pueblo tiene un fondo muy interesante. La leyenda dice que el feroz pirata Drake, Andrew,
hermano del capitán infame “Francis Drake”, secuestró a una bella muchacha indígena joven y la mantuvo en cautiverio
en su barco. Después de unas semanas en el mar, los piratas decidió anclar unos días en una pequeña bahía desierta
para descansar y reponer existencias. Fue entonces que la niña indígena joven logró escapar de sus captores,
saltando por la borda sin titubear. Se cree que la niña logró nadar a la playa, y luego huir a la selva para
ocultarse de sus perseguidores.
Con el paso del tiempo, se hizo saber a los piratas como “La Escondida” (la chica oculta), y se cree que cada vez
que Drake volvió a la tranquila bahía, ordenó a sus hombres a buscarla. No importa lo mucho que lo intenté, nunca se
encontró a su niña ocultos de nuevo. A medida que la pasaron los años, la gente comenzó a llamar al lugar “Bahía de
La Escondida”. Con el paso lento del tiempo, el nombre de la localidad costera se transformó en su nombre actual, Puerto Escondido.

Puerto Escondido es un paraíso natural ubicado junto al Océano Pacífico, en la costa sur de Oaxaca. La ciudad ha sido un destino turístico durante mucho tiempo, de hecho es la más antigua de la región. A pesar de que cuenta con una completa estructura de servicios que no tiene, sin embargo, sucumben a la suerte de otros centros turísticos grandes y aún hoy mantiene una inocencia y la belleza rara vez se encuentran en lugares desarrollados. Se entenderá cuando vea por sí mismo la belleza del mar esmeralda, las vírgenes, playas vírgenes, todo equilibrado, en perfecta armonía, con la exótica vegetación y la rica flora y fauna. Los habitantes de Puerto Escondido tienen vínculos muy fuertes con el medio ambiente y han perseverado para preservar su pueblo como una reserva ecológica.

En las últimas décadas, Puerto Escondido era una ciudad portuaria importante, utilizado principalmente para el envío de café traídos de las zonas circundantes. Ha crecido considerablemente en los últimos años y ahora tiene una población de treinta y seis mil personas, más allá de lo que era básicamente un pueblo de pescadores, en un complejo de renombre internacional y una meca de los surfistas profesionales de todo el mundo.

La asombrosa belleza de Puerto Escondido se encapsula en sentir su “pequeño pueblo”, que se mantiene independientemente del crecimiento de la población, o el aumento de la riqueza de los turistas. Las costumbres y fiestas que se celebran en los alrededores, así como las leyendas y creencias, que han sido pasadas de generación en generación, son prueba viviente, ayudando a convertir a Puerto Escondido unas vacaciones especiales.

Puerto Escondido ofrece al visitante toda una serie de actividades de lugares con encanto para relajarse y recuperar fuerzas a la aventura, la emoción y la increíble vida nocturna. Esta hermosa ciudad, sin duda, le llevará en un viaje sensacional que no trasciende de la relajación en las termas, a la animada vida nocturna, sin olvidar el folclore y la cultura. Su historia prehispánica y los paisajes increíbles suavemente marco del ambiente natural de una ciudad que está en contacto con su historia y su entorno ecológico, adornado con todas las comodidades de la vida moderna.

Los surfistas por primera vez a Puerto Escondido, en la década de 1960 en la forma de hippies durante la guerra de Vietnam. En los Estados Unidos fueron llamados desertores. Algunos se fueron a Canadá y los más aventureros se dirigió al sur.

Hippies de todo el mundo llegaron a Oaxaca para descansar, relajarse, explorar, experimentar, viaje y visitar la mundialmente famosa María Sabina en Hualtla de Jiménez.

María Sabina mostró a la gente las formas místicas de las setas alucinógenas. Después de tropezar en la selva de Hualtla estos hippies se puede a la costa.

Había historias de un pueblo pesquero muy pequeño llamado Puerto Escondido, con sus salvajes playas de arena blanca y hermosas bahías tranquilas. Ahora empieza realmente la aventura, al llegar fue de veinte y cuatro horas en bus sobre algunos de los caminos de tierra más traicioneros y que estaba en la estación seca. La temporada de lluvias tropicales era otra cosa-intransitables en la mayor parte.

El primer punto de vista ha de Puerto Escondido era el paraíso encontrado. La hermosa bahía de marinero con las rocas del Morro, la playa salvaje de Playa Zicatela y la punta en la distancia. Volver matorrales de la jungla a continuación, Playa Zicatela era salvaje.

En los próximos años, los rumores comenzaron flotante en todo el mundo que había un descanso en la playa rugiendo en Puerto Escondido, Oaxaca, México, con olas gigantescas que escupe en ambos extremos.

De vuelta en la década de 1970 no fue fácil llegar a Puerto Escondido con tablas de surf, pero los más aventureros logró tener que tratar con bandidos, obstáculos en las carreteras, problemas mecánicos, escorpiones, la malaria y muchas otras cosas. El resto es historia.

El nombre de este bello pueblo tiene un fondo muy interesante. La leyenda dice que el feroz pirata Drake, Andrew, hermano del capitán infame “Francis Drake”, secuestró a una bella muchacha indígena joven y la mantuvo en cautiverio en su barco. Después de unas semanas en el mar, los piratas decidió anclar unos días en una pequeña bahía desierta para descansar y reponer existencias. Fue entonces que la niña indígena joven logró escapar de sus captores, saltando por la borda sin titubear. Se cree que la niña logró nadar a la playa, y luego huir a la selva para ocultarse de sus perseguidores.

Con el paso del tiempo, se hizo saber a los piratas como “La Escondida”, y se cree que cada vez que Drake volvió a la tranquila bahía, ordenó a sus hombres a buscarla. No importa lo mucho que lo intenté, nunca se encontró a su niña ocultos de nuevo. A medida que la pasaron los años, la gente comenzó a llamar al lugar “Bahía de La Escondida”. Con el paso lento del tiempo, el nombre de la localidad costera se transformó en su nombre actual, Puerto Escondido.