h1

MÉRIDA: UNA HISTORIA ANCESTRAL DE CULTURA

noviembre 22, 2009

La historia se cuenta desde los
hoteles de Mérida

Mérida era conocida como la “ciudad blanca”, debido a la blancura que cubría las fachadas de sus edificios. Se trata de una antigua ciudad con una población autóctona grande y profundo en las raíces culturales. Es la ciudad más cosmopolita del Mayab, el mundo maya y tiene un punto estratégico de entrada en el continente de América profunda, y América Latina.
Cuando el nivel de vuelo bajo sobre la llanura de la península de Yucatán, en el sur tropical de México al este y el corazón del continente americano, se vislumbra un mar de verdor.   Es la tierra de los antiguos dioses mayas: Kin, eldios del sol, y Chac, el dios de la lluvia.   Tan pronto como se desembarca en el aeropuerto internacional de Mérida, uno es apabullado por el aire caliente de esta tierra entre el Mar Caribe y el Golfo de México y los perfumes de especias y de frutas tropicales y flores.
Si bien corto de ríos, existen ricos corrientes subterráneas que se disuelven lentamente rocas calizas que forman cavernas y galerías subterráneas.   A veces, en sus entrañas el agua se acumula formando depósitos de agua a grandes profundidades, conocidos como “cenotes”, palabra que se originó en el tz’ono’ot maya. Estos pozos se abren en la superficie, pero escondido en el interior de las cavernas.
Mérida es la décima ciudad más antigua de México. Su historia es anterior a la época prehispánica, cuando la ciudad maya de T’ho, también conocida como Ichcaanzihó o tierra de los grandes “Sihoes”, se estableció alrededor de 1240 por el jefe indio Itzá Ah-Chan-Caan.
Cuando los españoles llegaron a Yucatán a mediados del siglo XVI, pero hubo poca actividad que, por lo que sólo se encuentran los restos de la antigua ciudad maya.   El 6 º de enero de 1542 fue un día histórico, cuando Don Francisco de Montejo y León, conocido como “El Mozo” fundó la nueva ciudad de Mérida sobre las ruinas de T’ho.   Se dice que uno de sus soldados por el nombre de Francisco de Almaraz sugirió el nombre de Mérida, al recordar las ruinas romanas de Mérida, España, la antigua Emérita Augusta de la España romana.
La ciudad estableció entonces fue diseñado con el uso de una cuerda como una herramienta de medición. Las calles son rectas y con ángulos de la plaza según el modelo hispano convencional, centrada por una Plaza de Armas y rodeado de los principales edificios públicos que incluye la Catedral, la primera construida en América. La base de los materiales de construcción utilizados por algunos de los colonos españoles fueron las ruinas y escombros de T’Ho maya. Hoy en día podemos apreciar que tipo de construcción en algunos de los edificios históricos de la ciudad. Lado
a lado a los de construcción, los colonos construyeron casas con barro y paja y techo de paja dando un aspecto rural y rústico a Mérida primitiva.
La ciudad, junto con Yucatán se convirtió en independiente el 15 de septiembre de 1821. En ese momento Mérida vivió una época de esplendor peculiar debido a la demanda de un siglo de la planta, o el “oro verde”.   En el siglo XIX, las antiguas haciendas dedicado sus esfuerzos al cultivo de la caña de azúcar, maíz, y la ganadería. Luego se descubrió el potencial del agave, conocido como “el henequén” como un ideal de fibra primordial para producir una fibra natural resistente y versátil.   La explotación de la riqueza trajo agave y esplendor económico de Yucatán.
Durante los últimos años del siglo XIX y los primeros años del siglo XX se observó un crecimiento notorio de la ciudad, cada vez más europea y dejando atrás los edificios polvorientos y abandonados y ver la construcción de lujosas mansiones, edificios religiosos y otras construcciones que, aun de hoy reflejan la    la gloria y laostentación de la época.
Una vez que el tiempo transcurrido de agave, la vida en Mérida volvió a su tranquilidad de la provincia. Lentamente Mérida creció como una ciudad pequeña y pintoresca sin sus deseos de universalidad.
En el medio de su medio milenio y en el umbral del siglo XXI, Mérida sigue creciendo vigorosamente. Si por un lado, la ciudad conserva sus huellas y tendencias, por el otro considera que la construcción moderna, edificios de negocios, centros de convenciones, hoteles, y las grandes avenidas y la conversión de la expansión urbana de la ciudad como uno de los más importantes del país.
Con cerca de 800.000 habitantes, Mérida mantiene una expansión horizontal de la construcción no va más de dos pisos de altura, y la mayoría de las casas tienen un patio grande.   Debido a que el terreno es plano, las calles están numeradas y es fácil encontrar las direcciones. Sin embargo, en el centro histórico en las esquinas hay placas con los dibujos y el nombre del municipio, por ejemplo, “La Iguana”, “El Sol”, “El Oso”, “Las Dos Caras”, o “El Boxeador”.   El nombre de la esquina suele ser la referencia para la gente: el autobús sale de la esquina del “Venadito”, o
una persona que vive cerca de “cocoyal”.
Mérida conserva las características de cada distrito. El centro es austera y serena y de un sabor colonial.   Fuera de los límites del centro histórico es el comienzo de grandes avenidas, como la “Avenida Colón” o el “Paseo de Montejo”, con mansiones de estilo francés del siglo XIX, dando a la ciudad un carácter señorial y distinguido. Una de las mansiones se encuentra el palacio Cantón, que atesora una colección de arte completa de los antiguos mayas.
En los suburbios del norte, este y oeste, uno se enfrenta con grandes hoteles majestuosos, barrios residenciales, grandes centros comerciales, cines, salas de exposiciones, centros comerciales, y el Centro de Convenciones “Siglo XXI”.   Hacia el Progreso en cerca de 30 kilómetros, hay clubes de equitación, club de golf grande, y un parque industrial moderno.
En el Paseo de Montejo “hay un monumento de reciente construcción que merece especial atención, el “Monumento a la Patria”, una escultura de piedra de grandes proporciones notables y la mejor obra de   el escultor Rómulo Rozo. La obra, inaugurada en 1956, incluye los escudos de los Estados de la República y la imagen de importantes personalidades de la historia de México.
En el corazón de la ciudad se encuentra la “Plaza Grande” o “Plaza de Armas”, y alrededor de esta plaza se encuentran cinco de los edificios más importantes de Mérida. La “Catedral de San Ildefonso”, construida entre 1561 y 1598, el “Casa de Montejo”, construida entre 1543 y 1549 por el fundador de Mérida Don Francisco de Montejo “El Mozo”, con una fachada preciosa, la única joya de la arquitectura civil plateresca que existen hoy en México, el “Palacio Municipal” elevarse por encima de la las ruinas de la antigua T’ho que se hayan realizado las modificaciones que se remonta a 1928, el Palacio del Gobierno de Yucatán “, de evidentes líneas neoclásicas que atesora una colección de pinturas murales del pintor yucateco Fernando Castro Pacheco, y, finalmente, el antiguo “Palacio Arzobispal”, hoy el museo de arte contemporáneo. En una de las esquinas de la Plaza Grande se puede encontrar el “Olimpo”, un centro cultural más moderno que ofrece diariamente exposiciones, conferencias,
conciertos, espectáculos teatrales, encuentros, un planetario y dispuesto a estar abierto al público.
No muy lejos del centro de la ciudad hay un antiguo edificio colonial, sede de la Universidad Autónoma de Yucatán, construido en 1711, así como el elegante y moderno “Teatro José Peón Contreras”, construida en 1908, abandonado en los años 70 y reinaugurado en 1981.
Una de las características principales atractivos de Mérida es su ubicación central convertirse en el punto de partida para visitar las playas del Caribe. Desde el puerto de Progreso a Cancún de lujo, las cabañas de Tulum, las ruinas de Uxmal, Mayapán, Chichén Itzá, la ciudad maya más grande e importante de la península maya que significa nombre mitológico “de la ciudad de las brujas de agua”, el colonial ciudades de Valladolid, Campeche, el refugio de piratas y el paraíso de los pescadores, los conventos franciscanos de Izamal, Maní, el santuario de los flamencos de
Celestún o la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an.
Dentro del Municipio de Mérida y menos de quince minutos de la ciudad se encuentra Dzibilchaltún, pre-histórica ciudad española que significa “lugar donde hay escrituras sobre las piedras”, o “donde hay escrituras sobre piedras planas”. Este centro maya que existió desde el año 500 AC hasta el año 1500 aC, es uno de los más antiguos de la zona maya. Monumentos destacados como la “Casa de las Siete Muñecas” en el que cada equinoccio, 21 de marzo y 21 de septiembre puede ser experimentado el fenómeno equinoccial de la salida del sol a través de las puertas del
monumento.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: